RETIMUR - Asociación Retina Murcia

Resultados del tratamiento durante diez años para la degeneración macular asociada a la edad desde dos regiones.

 

Autor/es: Gillies M, Arnold J, Bhandari S, Essex RW, Young S, Squirrell D, Nguyen V, Barthelmes D.

Traductor/a: ANA MARTINEZ RECHE

Revisor/a: Carlos Martínez Sánchez

 

Am J Ophtalmol. 10 de octubre del 2019. pii: S0002-9394(19)30496-9. Doi: 10.1016/j.ajo.2019.10. [Epub antes de imprimir]

Gillies M(1), Arnold J(2), Bhandari S(3), Essex RW(4), Young S(5), Squirrell

D(6), Nguyen V(1), Barthelmes D(7).

 

Información acerca de los autores

(1) Universidad de Sydney, Facultad de Medicina de Sydney, Asignatura de Oftalmología y Salud Ocular, Instituto Save Sight, Sydney, Nueva Gales del Sur (Australia).

(2) Oculistas Marsden, Parramatta, Nueva Gales del Sur (Australia).

(3) Universidad of Sydney, Facultad de Medicina de Sydney, Asignatura de Oftalmología y Salud Ocular , Instituto Save Sight, Sydney, Nueva Gales del Sur (Australia). Dirección de correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

(4) Unidad Académica de Oftalmología, Universidad Nacional Australiana, Acton, Territorio de la Capital Australiana (Australia).

(5) Oculistas Gladesville, Gladesville, Nueva Gales del Sur (Australia).

(6) Departamento de Oftalmología, Universidad de Auckland y Junta de Salud del Distrito de Auckland, Auckland (Nueva Zelanda).

(7) Universidad de Sydney, Facultad de Medicina de Sydney, Asignatura de Oftalmología y Salud Ocular, Instituto Save Sight, Sydney, Nueva Gales del Sur (Australia);

Departamento de Oftalmología, Hospital Universitario de Zúrich, Universidad de Zúrich, Zúrich (Suiza).

 

OBJETIVO

Presentar informes y comparar los resultados del tratamiento durante diez años con inhibidores del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF en inglés) para la degeneración macular neovascular asociada a la edad (nAMD en inglés) en Australia y Nueva Zelanda (ANZ en inglés) y Suiza.

 

CONCEPCIÓN

Serie de casos retrospectiva, comparativa, intervencional.

 

MÉTODOS

Hemos analizado a 712 pacientes sin tratamiento (ANZ - 474; Suiza - 321) que comenzaron el tratamiento anti-VEGF para el nAMD como práctica clínica habitual entre el 1 de enero del 2006 y el 31 de diciembre del 2008 rastreados en la base de datos observacional designada de forma prospectiva – el registro Fight Retinal Blindness! (Lucha contra la ceguera de la retina). El resultado principal era el cambio medio en la agudeza visual (VA en letras logMAR) en pacientes que completaron diez años de tratamiento.  

 

RESULTADOS

El VA medio en 132 ojos (28%) desde ANZ que completaron diez años de tratamiento disminuyó en 0,9 letras a partir de la base de referencia (Con un intervalo de confianza del 95%: -4,9, 3.1) (p=0,7). Un 42% logró ≥ 20/40, mientras que los 37 pacientes (12%) en Suiza perdieron 14,9 letras (-24, -5,7) (p<0,001) con un 35% que logró ≥ 20/40. Los pacientes de ANZ recibieron más inyecciones que los de Suiza durante más de diez años (una media de 53 contra 42) debido al menor número de visitas y a la mejor lucha contra enfermedades (proporción de visitas con la enfermedad activa: 38% contra 69%), lo que sugería un régimen de tratamiento y seguimiento contra uno a demanda. La atrofia macular y la fibrosis subretinal fueron los motivos principales para la pérdida de diez letras en el subconjunto de pacientes analizados de forma retrospectiva. El VA medio de los pacientes de ambas regiones que interrumpieron el tratamiento en los diez años siguientes había descendido por debajo de la base de referencia en sus visitas finales.

CONCLUSIONES: Los pacientes con nAMD pueden lograr resultados visuales satisfactorios a largo plazo si reciben un tratamiento adecuado. La atrofia macular central no se desarrolla universalmente en los pacientes tratados a largo plazo con inhibidores del VEGF como se pensó. Los resultados visuales han sido mejores en los pacientes de ANZ, probablemente porque recibieron más inyecciones.

 

Copyright © 2019 Elsevier Inc. Todos los derechos reservados.

 

DOI: 10.1016/j.ajo.2019.10.007

PMID: 31606444

ENCUENTRAN LA PROTEINA RESPONSABLE DE LA MUERTE CELULAR EN LA AMAUROSIS CONGÉNITA DE LEBER

En modelos animales de la ceguera LCA12, la eliminación de las proteínas GCAP retrasa la aparición de la patología.

 

 

 

FUENTE: ES RETINA ASTURIAS

La Amaurosis Congénita de Leber (LCA12) forma parte de las cegueras hereditarias más severas, que se manifiestan a edades muy tempranas. El estudio de un modelo animal de este tipo de ceguera ha permitido detectar las proteínas GCAP como mediadoras de la muerte celular en este tipo de cegueras. Se ha visto que la eliminación de estas proteínas retrasa la aparición de la patología. Este estudio desvela un mecanismo de daño sobre el que actuar a nivel terapéutico para retrasar la degeneración retiniana en LCA12 y potencialmente en otras cegueras similares.

Las cegueras “equivalentes al daño por luz” son aquellas causadas por algún tipo de desajuste fisiológico que conlleva que las células receptoras de la luz en la retina, conos y bastones, estén siempre excitadas, lo que acaba provocando la muerte celular, por lo tanto, la ceguera. La excitabilidad de estas células se rige por la entrada o el freno al paso de iones a través de los canales de la superficie. En las cegueras “equivalentes al daño por luz” los canales permanecen siempre cerrados, lo que resulta en una bajada crónica del calcio dentro de las células.

El equipo de la Dra. Ana Méndez del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), y de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salut de la Universidad de Barcelona, postuló en trabajos previos que los sensores de calcio GCAP podrían ser los mediadores de la muerte celular en las células fotorreceptoras ante esta bajada prolongada del calcio.

La Amaurosis Congénita de Leber (LCA12), es una de estas cegueras “equivalentes a daño por luz”. Está causada por la mutación del gen RD3, lo que acaba provocando el cierre de los canales y la bajada crónica de calcio. En este estudio se demuestra, que en modelos animales de LCA12, si también se eliminan los sensores de calcio GCAP, la aparición de la ceguera se retrasa significativamente. Lo que se ha conseguido es evitar la muerte de las células fotorreceptoras eliminando la proteína que detecta los niveles bajos de calcio.

En este estudio se ha visto que, en las cegueras equivalentes a daño por luz, los sensores GCAP se “bloquean” en su estado activo y se acumulan en un compartimento incorrecto de la célula. Los resultados apuntan a que las GCAPs en el contexto de LCA12 activan algún mecanismo dentro de la célula que en último término conduce a estrés del retículo endoplásmico y a la apoptosis.

La Dra. Ana Méndez comenta que hay más de doscientos genes asociados a cegueras, en muchos casos minoritarias, y que aprender a modificar cada uno de estos genes puede resultar muy costoso. La relevancia de este estudio radica en que se ha encontrado un mecanismo de daño en el que podrían converger todas aquellas cegueras causadas por mutaciones que conllevan a una bajada crónica del calcio dentro de la célula.

Futuros trabajos se centrarán en caracterizar el mecanismo por el cual se podría atrasar o revertir estas patologías.

Accede al artículo original en inglés en el siguiente enlace: https://www.nature.com/articles/s41419-020-2255-0
--